Inicio > Diario de una parada inquieta, Reflexiones > Diario de una parada inquieta. Día … (pfff) – En busca de la felicidad

Diario de una parada inquieta. Día … (pfff) – En busca de la felicidad

¡Hola de nuevo!

Ya ni sé cuantos días llevo en el paro, sólo sé que hoy me ha tocado renovar la demanda y casi se me pasa hacerlo.

Llevo desde el primer día pensando qué hacer, cómo salir adelante y qué opciones tengo. La verdad es que están siendo días duros. El ánimo se resiente y viendo como está el mundo ahora mismo parece que no hay visos de mejorar. He tenido que darle un repaso a mis sueños y me he dado cuenta de que tengo que cambiarlos o, al menos, transformarlos en algo más realista. Está claro que lo que yo pensaba tener/hacer con 31 o 32 años a estas alturas es ya un imposible, así que hay que replantearse las cosas.

Lo del trabajo está complicado (sí, ya sé que no digo nada nuevo) pero ya no sólo por lo poco que hay, sino por lo que yo estoy (no) dispuesta a sacrificar. ¿Porqué tengo que matarme a trabajar 40 horas a la semana (y probablemente para alguien que no valore lo que hago) metida en una oficina y ganar cuatro duros si puedo ganar lo mismo haciendo un par de talleres al mes, o unos bolsos o haciendo un mini-proyecto por mi cuenta? Vale, puede que gane menos, pero al menos sería más feliz y tendría más tiempo para mi y eso sí que no se paga con dinero.

Y luego piensas que tienes una carrera (y 2 máster) y que deberías centrarte en ella para trabajar. Pero, señores, es que eso no vale para nada. Mis títulos ahora mismo valen menos que el papel en el que están impresos los diplomas. ¿Que me equivoqué de carrera? No, eso no. Estamos todos igual: ambientólogos, biólogos, médicos, economistas… Aunque tengo que reconocer que más de una vez se me pasa por la cabeza un “¡que le den al medio ambiente!”, laboralmente hablando, claro.

Por otro lado el cuerpo (y la cabeza) me piden un cambio. Y que haga cosas. Y que haga cosas que impliquen un cambio a mi alrededor… No sé explicar muy bien esa sensación, pero es que si uno no hace por cambiar las cosas ¿quién lo va a hacer? No me gusta como están y si quiero que dejen de estarlo tendré que intentar cambiarlas yo de alguna manera, aunque sea a pequeña escala.

Y por ahora lo que ando mirando es como poner un puesto en el mercadillo de mi pueblo durante el verano, o se me va la cabeza y pienso en alquilarle a mi abuela una finca para ponerme a plantar hierbas aromáticas y especias (en plan agricultura ecológica) aunque no tengo ni idea de cómo funcionaría, también tengo en mente la posibilidad de montar una editorial algo original y otro montón de cosas aún más disparatadas pero que me harían feliz y que creo que podrían hacer felices a otros…

Esta semana, para empezar, haré unos patucos para una familia con un bebé de pocos días que está sin dinero y necesita ropa y cositas para él. Sea.

 

 

Anuncios
  1. abril 12, 2013 en 10:41 am

    ¡Buenas!

    Descubro tu blog ahora, aunque hace tiempo que te sigo por Twitter (soy @Trotalomas) y aquí me tienes leyendo alguna entrada que otra. No puedo más que empujarte a seguir adelante con el medio ambiente, aunque posiblemente por el camino haya que hacer un poco de todo para avanzar.

    Mi caso es un tanto diferente al tuyo. Soy informático de estudios y profesión, aunque actualmente ando con la carrera de CC. Ambientales por la UNED (bueno, no este año, ya que tuve que aparcarla temporalmente por diversos motivos, aunque me encantaría retomarla el próximo año). Terminé haciendo Informática en lugar de Biología, y antes que eso un F. P. Administrativo y Comercial porque había que ganarse las habichuelas. Y al final, apenas trabajé de administrativo y de informático salí con la explosión de la burbuja de las .COM por delante. Precioso todo. Cierto es que ahora me gano la vida con la informática, pero la espinita de no haber podido hacer lo que me pedía la vocación al final ha terminado desembocando en CC. AA., que me está encantando, y en saber que posiblemente nunca trabaje en algo vinculado con el medio ambiente (terminar la carrera con 40 y pico años largos, que será cuando lo haga, no creo que me dé muchos puntos par nada), pero bueno, los sueños están para lucharlos, si bien es cierto que hay que redirigirlos hacia un punto más sensato y realista de cuando en cuando.

    Sigue luchando por los tuyos, que queremos leer por aquí que todo va a mejor.

    ¡Saludos!

    • abril 12, 2013 en 11:49 am

      ¡Hola!

      Encantada de tener nuevas visitas por aquí y aún más comentarios como el tuyo.

      Como todo hay días con sus más y sus menos, pero sí hay que seguir luchando y en ello estoy. La semana que viene tocará un post para “celebrar” mi primer año en el paro que espero sea de lo más positivo 🙂

      ¡Un saludo y gracias!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: