Archivo

Archive for the ‘Varios’ Category

Mi paso por Empleat-4×4

marzo 22, 2013 8 comentarios

Ayer fue la última actividad, hasta octubre, del proyecto Empleat-4×4 en Oviedo y quería contaros un resumen de como ha sido mi paso por allí.

Podéis cotillear su web, pero si hay pereza os cuento que el proyecto tiene como objetivo dinamizar el mercado laboral asturiano, cosa que le hace mucha falta. Los participantes estábamos divididos en cuatro bloques (de ahí el 4×4, imagino):

  • Empresas ya consolidadas
  • Emprendedores
  • Personas en búsqueda de empleo
  • Profesionales de los recursos humanos.

Inicialmente, al apuntarme, tenía que escoger a qué grupo pertenecía y tuve serias dudas de si hacerlo como emprendedora o como persona en búsqueda de empleo. Tras mucho darle vueltas y discutirlo conmigo misma me di cuenta de que en realidad yo no ando buscando que una empresa me de trabajo (en una típica relación de arriba a abajo), sino que lo que quiero es trabajar con empresas de igual a igual, así que no tenía otra opción que ponerme como emprendedora. Gran acierto por mi parte, debo añadir.

Total, que ahí me planté yo en el primer evento, macro-evento para ser exactos, en el que estábamos los apuntados de todos los grupos en el auditorio de Oviedo. Llegué justita de hora por culpa de los tacones (sí, me puse taconazos para ir) que ya me estaban matando a media manzana de mi casa y cuando llegué aluciné con la cantidad de gente que había.

Aproveché para saludar a mucha gente conocida (alguna que incluso hacía años que no veía) y hasta a mi último jefe que también andaba pululando por ahí para presentar su empresa a posibles candidatos. Un apunte: no veáis lo bien que sienta saludar a un ex-jefe con una acreditación que te dice que eres emprendedora y no profesional a la búsqueda de empleo. 😉

Ya en la sala principal del auditorio pasaron por ahí las empresas a explicar que hacen, los profesionales de RR.HH. a contar qué puestos tenían disponibles y nos pusieron los vídeos de presentación de los valientes (como Sara, de Nogal Asistencia Técnica Ambiental)  que se lanzaron a ello. De ahí pasamos a la sesión de networking en el que nos agruparon por intereses/afinidad. En mi grupo muchas caras conocidas ya fuera por ser compañeros de carrera, de asociación, jefes… pero salieron unos primeros contactos interesantes. Además, como no podía parar quieta no me conformé con mi grupo y salí a la caza y captura de dos o tres personas que había fichado unos minutos antes en el salón del auditorio.

Para haceros una imagen mental: 300 personas hablando+desayunito rico+eco impresionante = agotador pero divertidísimo.

El siguiente paso fue una sesión de matching cuyo objetivo era reunirnos de pocos en pocos (en mi grupo éramos unos 10) durante una hora o así para interrogarnos (siempre desde el cariño, ¿eh?) sobre los contactos que queríamos hacer, qué temas nos interesaban para las mesas de trabajo (y en cuales de ellas creíamos que podíamos participar como ponentes), etc. Tuve suerte y mi grupo era más majo que las pesetas (para mis amigos jóvenes: la peseta era lo que teníamos para gastar antes del euro y a lo que algunos comentan que es donde vamos a volver. 😛  Las moneducas eran bien monas, en especial las últimas de peseta que eran más pequeñas que nuestros actuales céntimos y siempre se perdían. Si alguien quiere verlas tengo a porrillo en casa tanto de ese valor como de muchos otros). Además casi todos nos quedamos después a tomar un café y las conversaciones que salieron de allí fueron de lo más productivas y motivantes (sé que no existe la palabra, pero me gusta usarla y al que no le guste que lea a Shakespeare en versión original, que se inventaba palabras porque en su propio idioma no existían).

¿Más? Sí, más. Una vez seleccionados esos temas de interés toco el turno de las mesas de trabajo. En mi caso fui a dos. La primera, como oyente, sobre redes sociales. Aprendí unas cuantas cosas y conocí a gente increíble como Lucía o Lourdes. La segunda, como oyente y ponente, sobre autoempleo. Me tocó hacer una presentación de máximo 10 minutos sobre mi experiencia en el Taller de Generación de Ideas en el que participé como parte del Oviedo Emprende. Básicamente lo resumí en las 3 imágenes siguientes y parece que hasta me salió divertido porque la gente se reía (quiero creer que de lo que contaba, no de mi jejeje):

Y ayer tocó el Speed Networking. ¡Madre mía, qué locura! Para poneros en situación: una veintena de personas (más o menos), una mesa en U, 1 minuto para cada uno para presentarse y 5 segundos para cambiar de sitio al sonido del silbato y siempre moviéndote a tu izquierda (menos una persona que se quedaba fija). Al finalizar habría un rato para hablar con calma con las personas que te hubieran resultado más interesantes.

Sencillo, ¿no?

Pues no.

Porque por medio había que cargar con tus tarjetas de visita, el botellín de agua que habías decidido empezar porque los nervios te habían secado la garganta, las dossier de los que ya te habías cruzado y sus tarjetas, más tu papel y boli para tomar notas de lo que te habían contado y no mezclar gente.

A eso le añadimos que me dio por ser original y que yo llevaba dos tipos de tarjeta de visita: las normales y otras a las que por detrás les había añadido una pegatina con un “Vale por (a escoger uno)” y unos dibujitos de café, zumo, cerveza y vino. Hice un adelanto en twitter con esta imagen. El asunto consistía en que yo tenía que utilizar mi minuto en explicar mi “juego”, y en resolverlo, que iba de o siguiente: Yo tenía que decirle a mi interlocutor al menos 3 cosas que pudiera ofrecerle como persona y/o profesional que realmente pudieran serle de utilidad. Si no lo conseguía se llevaba mi “vale” y le invitaba a algo. Por otro lado, si lo conseguía tenía que llevarse 3 de mis tarjetas de visita normales. Una para él/ella y las otras dos tenía que dárselas a dos personas de fuera del evento que considerara que podrían interesarle mis servicios. La gente entró genial al juego y afortunadamente no perdí muchos cafés (unos 4 o 5, de los cuales un par de ellos los di directamente porque era gente con la que me interesaba quedar otro día para hablar con calma y otro me lo “robó” Daniel, de Genética Diseño Estratégico, que al final le cedí igual :P).

Después tocaba el “ratito” ese para hablar con los que te hubiera resultado interesante. Como detalle del agotamiento general por la experiencia diré que los primeros círculos se formaron directamente con los que teníamos al lado porque, creo, éramos incapaces de levantarnos de la silla. Una vez recuperadas fuerzas ya nos movimos más y hablamos con todo el mundo. Las galletitas saladas, las gominolas y los regalices rojos (que me chiflan) ayudaron mucho a recuperar energías. Otro apunte: el “ratito” va entrecomillado porque al final estuvimos varias horas de charla (la actividad empezaba a las 4 y salimos de allí a las 8 y pico). Todo realmente genial, de verdad. ¡Ah, y olvidaba que nos dieron unos preciosos diplomas de participación a los que expusimos en algún momento!

Y no todo fue hablar de empresas/negocios/trabajo, también hubo mucho Rock ‘n Rol 😉

La lista de gente genial que he conocido estos días es enorme y no quiero enrollarme más, ellos ya saben quienes son y además sé que estaremos en contacto, así que les mando un abrazo desde aquí.

No puedo cerrar este post sin agradecer todo el esfuerzo a la gente de AJE Asturias y en especial a Cynthia, que es lo mejor de lo mejor. Curraron un montón para que todo fuera perfecto y así fue como salió. ¡Ya tengo ganas de que volvamos a vernos en octubre! Mientras llega tenemos las fotos en la página de Facebook de Empleat-4×4 para cotillear y recordar lo estupendo que ha sido todo.

¡Nos vemos en octubre!

 

Anuncios
Categorías:Varios Etiquetas: , ,

De Valentines y estrellas

febrero 14, 2013 1 comentario

Pese a considerarme bastante romántica no es que sea muy fan de San Valentín. Independientemente de que sea un concepto inventado por los centros comerciales para fomentar el consumo (personalmente creo que fue, y es, una jugada maestra porque funciona y muy bien) simplemente me parece un poco tontería que haya un día dedicado a los enamorados. En mi humilde opinión si quieres a alguien se lo demuestras en el día a día y no precisamente con flores, bombones o un detallito especial, sino en el aguantar los malos momentos junto al otro, alegrarte en los buenos y, simplemente, estando ahí.

De todas formas, me ha gustado mucho un correo que me ha llegado hoy, con la excusa de este santo, de Ciencia Directa y la Fundación DESQBRE (Fundación Andaluza para la divulgación de la innovación y el conocimiento). Te proponen que visites este enlace, para descubrir cual fue la estrella que nació en esa fecha en la que conociste a ese “alguien” especial.

Lo que yo he hecho, por curiosidad, es ver la estrella que nació conmigo, que para mi es una fecha más sencilla de recordar y más interesante (D., lo siento, pero como me tenga que acordar del día que nos conocimos voy lista jejejeje… Además, los dos sabemos que eres tú el que se acuerda de las fechas). Mi resultado ha sido el siguiente:

Mi estrella es...

Además, como podéis ver en la imagen, te permite buscarla en el Google Sky.

Me ha traído un montón de recuerdos de mi misma de enana con mi Astronova en el jardín del pueblo intentando ver algo más de lo que se veía a simple vista. La de horas que pasé mirando al cielo. De aquellas me sabía un montón de datos de planetas, constelaciones, galaxias… La mayor parte los he olvidado, aunque sigo localizando bastante bien un buen puñado de constelaciones. Lo que no he perdido es esa costumbre de mirar al cielo, tanto de día como de noche, para ver como es y como está (y ahora es cuando pensáis que ando medio chiflada…).

Si queréis, como yo, recuperar conocimientos perdidos o tener nuevos, en la misma web podéis ver los enlaces a webs de noticias sobre astronomía, guías didácticas, agrupaciones de astronomía, imágenes del universo, descargas, enlaces a observatorios e incluso software relacionado.

Os lo recomiendo.

 

Di no a la música de espera de llamada

septiembre 27, 2012 Deja un comentario

Buenas tardes señora del número 6XX XXX XXX

Sólo soy una chica de treinta y pocos años que le llamaba esta tarde para preguntarle el precio de una plaza de garaje en alquiler. Podría haber sido de la tele para ofrecerle un premio o alguien a quien usted haya enviado su currículum para concertar una entrevista. Si lamenta que no haya sido una de esas dos últimas opciones se equivoca. Ha tenido mucha suerte de que sea yo quien la haya llamado y no fuera otra cosa más importante.

¿Que no recuerda haberme cogido el teléfono? Claro, es que he colgado antes de que me contestara. Y no, no es que haya encontrado una plaza de garaje ya. Es que no he podido soportar más de 15 segundos de esa estupenda canción que ha decidido poner para entretener a la gente mientras encuentra el teléfono que, lo más probable, estará en el fondo de su bolso.

Estoy segura de que mis gustos musicales no se parecen a los suyos (lo acabo de comprobar en la llamada y su selección musical) pero eso que me pasa a mi le va a pasar con muchas otras personas que le llamen y seguro que será para cosas mucho más importantes que lo mío. ¿Está dispuesta a perderse ese tipo de llamadas?

Se lo aseguro, la gente prefiere escuchar el típico tono normal de llamada antes que cualquier canción y más teniendo en cuenta que los micrófonos y altavoces de los teléfonos móviles están pensados para emitir las frecuencias de voz asociadas a una conversación normal, potenciando ciertos agudos y limitando graves para que no se cojan muchos ruidos de fondo. ¿se imagina como suena su cantante femenina favorita lanzando un gorgorito bien agudo? Yo se lo diré: terrorífico. Por eso colgué. Y por eso, señora, no le alquilaré esa plaza que tiene disponible que está justo donde yo quería, al precio que yo quería y del tamaño que necesitaba. Otra vez será.

Categorías:Varios Etiquetas: ,

¡¡¡¡Madreeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee….

julio 24, 2011 Deja un comentario

…. qué abandonado está estooooooooooooooooo!!!!

Y pese a todo sigo teniendo un puñadín de visitas todos los días.

De nuevo he vuelto a perderme en mi vida 1.0 y tengo totalmente abandonada la 2.0 ¿Y a qué se debe? Pues a un montón de cosas: en primer lugar a que ¡tengo trabajo! ¡por fin! y uno de esos que te pagan todos los  meses y tal jejeje… La verdad es que estoy contenta con él, aunque aviso que no voy a dar más datos por aquí porque no quiero mezclar esto con mi vida laboral. Sólo os diré que por ahora estoy encantada.

También me ha entretenido mi grupo de música “The Black Mambas”. Estamos ensayando cada dos por tres en un local en Rodiella y tenemos que currar un montón para lo que será nuestro primer concierto (probablemente a primeros de octubre).

Y supongo que tener gente con la que estar y salir y hacer planes geniales tras dos años en Asturias también hace que tenga poco tiempo para estas cosas.

De todas formas, tengo que esforzarme un poco e intentar escribir más a menudo. Sé que tengo pendientes varias cosas por aquí (algunas de ellas enfocadas a los patrones amigurumi) y no las he olvidado, pero es que aún no he arreglado nada 😦

Espero a partir de ahora poder sacar un huequín para ésto (creo que hay más de un post diciendo esto mismo, pero espero cumplir esta vez). Pese  a todo me despido ya, no sin antes dar las gracias a las personas que se pasan por aquí aunque no haya nada nuevo.

Un besín!!

Categorías:Varios

Otras cosas de gatos

enero 2, 2011 Deja un comentario

En primer lugar: ¡¡Feliz año!!

Esta vez no había tenido tiempo de poner un post para desear a mis lectores (no muchos, pero alguno hay) una feliz entrada de año y esas cosas, así que lo digo en mi primer (y aseguro que breve) post del 2011.

Como ya os había comentado en otra ocasión, tengo una gatita preciosa que se llama Neka y que me ha hecho descubrir un montón de cosas, sobre todo en lo referente a las relaciones humano-mascota, que para mi eran totalmente desconocidas. Así en resumen, no pasa día en el que me sorprenda de lo mucho que he llegado a querer a ese monstruo peludo que me deja las manos destrozadas a mordiscos y arañazos cada vez que trato de cortarle las uñas o de cepillarla un poquito…

Desde que la enana ha entrado en mi vida he aprendido, por ejemplo, que los dueños de gatos vemos a nuestra mascota de una forma muy especial y que en cuanto encontramos a otro “cat-owner” (como dice Y.) conectamos en seguida y hablamos de sus cosas con total emoción y afecto desmedido. Desde fuera parece similar (o eso me han comentado) a cuando se juntan unos padres primerizos con otros y se ponen a hablar de sus bebés o de sus niños.

Creo que todos los que tenemos al menos un gato en casa tenemos asumido que es el rey (o reina) de la casa y he observado que resulta curiosamente extraño para los ajenos a esta situación. Para explicarlo mejor os contaré que tanto a Neka como a la gata de mi madre les encanta beber del grifo del baño o de la cocina, como a muchos otros de sus congéneres, y a ninguna de las dos nos molesta abrirles un poquito el grifo cuando se suben al lavabo para que beban. Incluso nos quedamos, a veces, ahí quietas mirando, esperando a que terminen, para no dejar el grifo goteando. El caso es que al resto de la familia les parece una auténtica estupidez. La frase típica es “pues si tienen sed que beban del cuenco, que para eso lo tienen, ¿no?”. Y nosotras somos incapaces de explicar que no es sólo darles de beber, que es que en el fondo nos encanta darle ese caprichín a nuestras gatas, que sabemos que les gusta más el agua corriente que la que está quieta y que no nos causa ni la más mínima molestia darles agua.

¿Y qué otra cosa es bastante habitual? Pues que nos sintamos perfectamente identificados (y nos riamos mucho) con cosas como ésta:

Podéis encontrar más cosas sobre el gato de Simon en su web, además de poder comprar sus cómics (si alguien no sabe qué regalarme para reyes…), descargar sus juegos para iPhone, participar en concursos, etc.

Os dejo ya, para que veáis las otras películas (también disponibles en su canal de Youtube).

¡Hasta la próxima!

Recuerdos de fotografía

diciembre 29, 2010 Deja un comentario

Desde que aparecieron en el mercado las primeras cámaras de fotos digitales, lo que antes era una afición cara y poco habitual se ha ido convirtiendo en un fenómeno de masas. Un ejemplo de ello lo tuve hace unos días en Fnac cuando, al pasar por delante de la zona de cámaras reflex digitales, vi a un buen montón de gente mirando unas y otras, comparando precios y preguntando alguna dudilla al chico de la sección. No en balde, la reflex es uno de los regalos estrella de las navidades desde hace varios años.

Antes tenías que dejarte una pasta en comprar carretes de 12, 24 o 36. Yo siempre cogía de 24 o de 36, en función de que te regalasen un par de fotos más en el susodicho (la cantidad de 24+2 que habré comprado…) y claro, te la jugabas a que saliera mal la foto, ya fuera por el reflejo del sol, el flash que dejaba “quemada” la foto o por el simple hecho de que nuestro modelo no fuera capaz de sonreir y/o estarse quieto durante el tiempo necesario.

Y después de los carretes tocaba el revelado. ¡Eso sí que salía por un ojo de la cara! (al menos para mi economía de aquel entoces… y probablemente para la de ahora también jejeje…) Y además, pagabas el revelado de esas 24+2 fotos para que luego sólo merecieran la pena una docena escasa.

Teniendo en cuenta lo anterior, la mayoría nos conformábamos con una cámara pequeña, manejable y que sólo sacábamos de paseo en fechas señaladas: vacaciones, la visita de unos amigos, navidades, cumpleaños… Poca gente había realmente aficionada a la fotografía que le hiciera fotos a todo y a todos en cualquier momento. Eso sí, estos individuos las revelaban en su casa, normalmente, en un cuarto oscuro cuya única iluminación posible era una luz roja que le daba a todo un aspecto extraño y misterioso…

Mi padre era de esos.

Guardo muchos recuerdos de la época en la que mi madre me decía cosas del estilo: “¡Ni se te ocurra abrir esa puerta!”, sabiendo que en esos momentos él estaba al otro lado (en lo que ahora es nuestra despensa, pero que conserva algunos de los aparatos y botes de líquido que usaba, así como las cuerdas de tender donde se ponían los negativos y las fotos a secar) a oscuras o en rojo con sus películas. También tengo el recuerdo de que mi padre me dejaba entrar justo antes del momento crítico (o después, no lo tengo muy claro) para ver lo que estaba haciendo. Me tenía que quedar quietecita, porque no había mucho espacio, y podía ver como por arte de magia, donde sólo había un papel blanco, al meterlo en un líquido y removerlo con suavidad, aparecía poco a poco una imagen (que con mucha probabilidad éramos alguno de mis hermanos, mi madre o yo).

Y el olor… era un olor raro, pero a mi me gustaba, como estar allí y observar todo aquello.

Y luego, ya con más luz, tocaba retocar las fotos (siempre en blanco y negro), porque a veces quedaban puntitos blancos donde debía haber una zona gris. Con una especie de rotulador (o algo así me parecía) se pintaban con cuidadito esos puntos para dejar la foto perfecta.

Os podéis imaginar la cantidad de álbumes de fotos que hay en mi casa. ¡Incluso teníamos (a saber si sigue vivo o dónde está) un proyector de diapositivas y una pantalla de esas que se enrollaban! Y las veíamos a veces en el salón. Siempre me gustó el chic-chac del aparato en cuestión al cambiar de diapo…

Pero también existía algo que era realmente especial… aunque no en mi casa, sino en Pamplona, en la de mis abuelos… Era una cámara extraña, como cuadrada, que nada más darle al botón… ¡ddddzzzzzzzz! ¡salía la foto! Al principio sólo era un recuadro blanco, pero al rato se oscurecía e iba apareciendo la imagen. Y sí, era una Polaroid, pero eso lo sé ahora, de mayorcita, porque en mi infancia no tenía ni idea de estas cosas y para mí sólo era magia.

Y hete aquí que la he recuperado. Y hoy, por fin, he podido comprobar que sigue funcionando. *^^*

Lo más difícil era conseguir cartuchos de película para la cámara, ya que hace varios años se dejaron de fabricar. Pero hace tiempo (y de forma totalmente accidental) descubrí The Impossible Project.

Esta gente, mayoritariamente antiguos trabajadores de la compañía Polaroid, se hizo con la última fábrica de películas instantáneas en Holanda, decididos a impedir su completa desaparición (cosa que de primeras parecía inevitable). En el almacén de la fábrica encontraron bastantes cartuchos caducados desde hacía tiempo y su primer plan fue revisarlos, ver si seguían funcionando y por cuanto tiempo podrían garantizarlo. Así salieron los primeros paquetes de nuevo al mercado. En su página web incluso te comentan errores que suelen tener (rayas en el medio, pérdida de color, etc.) para que sepas a lo que te atienes.

Ésto, junto con el boom actual por todo lo vintage y retro en general, les dio pie a intentar sacar sus propios (y nuevecitos) cartuchos. Mucha gente tenía guardada su vieja Polaroid, ya fuera por mera nostalgia o porque estaba olvidada en alguna caja en el trastero, así que un proyecto que parecía imposible (como su nombre pretendía indicar) ha sido todo un éxito. La variedad de películas que podemos encontrara ahora mismo (llevan trabajando desde 2008) es realmente abrumadora y cada poco sacan nuevas cosas: blanco y negro, sepia, color normal, azul, chocolate… ¡Y para todo tipo de modelos de cámara! En su página puedes comprar lo que quieras (cámaras de fotos también, aunque por lo que veo ahora mismo se les han acabado todas, así que si tienes ganas de una puedes echar un ojo en eBay que ya he localizado más de un par). Barato no es, pero un caprichín de vez en cuando… La pega que le veo son los gastos de envío, así que puedes probar suerte en alguna tienda de fotografía (yo la tuve, ayer, en León, aunque sé de buena tinta que hay una en Barcelona)

Actualmente están trabajando en lograr nuevos colores para las películas y en desarrollar una nueva cámara con más posibilidades y de uso profesional. Así que parece que tenemos Polaroid para rato.

Por mi parte, acabo de estrenar, tras años parada y guardada, la antigua cámara que he heredado de mi abuelo y, aunque la foto no es ninguna maravilla, estoy encantada con el resultado:

Polaroid

Como siempre, con mi modelo favorita: Neka

FreeRice (Arroz Gratis)

febrero 24, 2010 Deja un comentario

Para quien no lo sepa, estoy a puntito de terminar un curso de Teleformador de tropecientas horas (¡¡por fiiiiiiiiiiiiiiiiin!!) y entre las tareas que nos han puesto, esta vez hay que crear (en grupo de 4 personas o así) una webquest. Otro día os cuento de que va lo de la webquest, pero que sepáis que buscando, buscando, interneteando y googleando (de enlace a enlace y tiro porque me place…) he llegado a esta interesantísima web: FreeRice, que viene a ser “arroz gratis”. Pero no, no es que te regalen arroz (que ahora mismo, con el hambre que tengo, no me importaría nada) sino que es una herramienta educativa para aprender inglés (básicamente, aunque tiene otras cosas) combinada con donaciones de arroz a los necesitados.
Fight World Hunger

¿Que cómo funciona? Pues veréis: tú entras en la página y te sale (tras el anuncio de donaciones a Haití) una palabra en inglés y cuatro posibles sinónimos (también en inglés, of course). Haces click en la respuesta que creas correcta y si aciertas… ¡tacháaaaannn! 10 granos de arroz van a ser donados por los patrocinadores de la página al tercer mundo.

Sí, ya sé que 10 granitos no son nada, pero puedes responder y responder a tantas preguntas como quieras y, como decía antes, no sólo de inglés, también hay cuestiones de arte, química, geografía, matemáticas… Todo en la lengua de la reina de Inglaterra, eso sí.

¿Y quién se encarga de distribuir el arroz? Pues se hace a través del UN World Food Programme (WFP), que reparte el arroz por distintos países. Un ejemplo lo podéis ver en este vídeo, donde se ve el primer reparto que se hizo de arroz gracias a FreeRice en Bangladesh.

Otra cosita interesante es que tienes la opción de guardar tus resultados y así ir viendo, cada vez que participes en la página, cuanto arroz llevas acumulado.

Yo ya llevo un ratejo respondiendo a preguntas y creo que se lo voy a proponer a mis alumnos de inglés esta tarde para que practiquen.

See youuuuuuuuuuuu!!

A %d blogueros les gusta esto: